Largaron.

Dos amigos apostaron toda su plata a un caballo que seguro ganaría esa tarde dominguera en el hipódromo de San Isidro.

Ochenta y dos mil pesos a un caballo, a una carrera.

El animal llamado Luz parece que se apagó.

Salió último.

Largaron, largaron todo su dinero al guano.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

mi cieli!!!!!!!como dice q le va???aca una vez más pasando!!!me gusta, no me gusta!!!ojo con lo obvio no nos subestimes!!!no hace aclarar todo!!!
beso.cuidate.pame c

elRober dijo...

Yo me la hubiera gastado en una mega fiesta.
Me alegra que sigas escribiendo man.

Abrazo grande!

Charlie! dijo...

Fede querido!

Me disputo con pame c el premio al más posteador de tu blog.
Mirá yo no entiendo nada de hipódromos, caballos ni San Isidro pero creo que pensar que existen cosas seguras nos vuelve más inseguros a nosotros mismos. Si no preguntale al Mago Coria y que te cuente que le pasó en la final de Roland Garros en el 2004 contra el Gato. Ja Ja