Pasos al costado.

A pasitos caminaba por el parque en busca de veinte centavos que le faltaban para el colectivo.

Se cansó de perseguir el camino de ladrillo por el que buscaba, y frustrado se sumergió en el esponjoso pasto verde.

Se sentó y miró al costado. Dos pesos se encontró.

Que haya un camino no significa que hay que seguirlo. Rompé las reglas.

4 comentarios:

Pimpo dijo...

Que maestro primo, cada vez se afila más.
Ahora si somos realistas, esos 2 pesos no te van a dejar subir al bondi, a menos que encuentres donde cargar la tarjeta o que algun alma caritativa te de cambio jaja.
Me senti muy identificado, mucho más cuando recordé que una vez vi mis ultimos 10 centavos desfilar hacia el olvido y un micro pasar al lado mío jaja.
Un abrazo querido.

Mario dijo...

Linda la historia salvo la última oración: ahí te pusiste Coehliano. Se entendía lo mismo. Pero está lindo el blog. Abrazo.

Anónimo dijo...

Hey pibe cada vez mejor!!!Aca otra vez yo cumpliendo lo prometido!!!Muy bueno lo q escribiste. Y apoyo lo que dijo "Mario" no hace falta explicar las cosas. No subestimes las personas entendemos sin que sea obvio. Beso. Cuidate. Pame C

Anónimo dijo...

Me gustó, obviaría el final.