Mal de olores.

Cuando estaba yendo al médico, se la olía mal. Y tenía razón.

Le diagnosticaron Mal de Olores. Esta enfermedad no muy común, se trata de la pérdida de olfato de todos los ricos aromas.

Desde ese momento, Lorena no se enamoró de nadie más porque todos los que le gustaban tenían feo olor.

Quizás el amor no entra por los ojos, entra por la nariz.

Y como están estos tiempos, quizás se ponga de moda el amor a primera olida.

3 comentarios:

Pimpo dijo...

Pobre Lorena, pero bueno, a falta de buenos olores...buenos son los desodorantes.

Anónimo dijo...

mientras siga existiendo aunque sea por una olida estamos a salvo...o no!!!jeje.muy romantico lo tuyo!pame c

Ce dijo...

Tenés lindas y buenas ideas para contar... pero ya te voy a decir una critica para que la tengas en cuenta... existos!